fbpx

Dominicano crea marca de café que se vende en supermercados de NY (Video)


Fuente Externa/Instagram/HC

NUEVA YORK.- Hector Castillo dice que cuando tenía 16 años se empezó a desinteresar por la escuela. No se metía en líos pero encontró desmotivados a sus profesores en El Bronx y tampoco se involucró en sus estudios.

Su madre decidió darle una lección. Le llevó a la República Dominicana, a Baní, el lugar de donde salió con destino a Nueva York cuando tenía ocho años. Cuando Castillo le pidió algo de dinero para un refresco ella le dijo que lo ganara en el campo de cebollas de su tío.

Recogiendo cebollas se dio cuenta de dos cosas. La primera que no iba a ganar mucho dinero trabajando de sol a sol.

La segunda era que había muchas personas que estaban allí tratando de ganarse la vida con mucho esfuerzo mientras él tenía en Nueva York muchas oportunidades que solo en ese momento supo apreciar.

Cuando volvió, seis meses después, no perdió un minuto en recuperar el tiempo perdido en los estudios con la idea de llegar a la Universidad. Partía de una situación de mucha desventaja pero cogió el ritmo para terminar siendo estudiante de honores.

Con becas cursó dos años estudiando negocios en CUNY y en 2018 se matriculó en la Universidad de Rochester tras conseguir la beca Kaplan.

En el primer año en el norte del estado se tomó tan en serio un proyecto de clase que ahora, a los 23 años ha puesto en marcha su propia compañía de importación, tueste y venta de café, Don Carvajal Café.

Se trata de una empresa que apenas tiene meses y que opera él solo aunque buenos amigos le ayudan cuando lo precisa. Tiene el café que importa de Colombia, la República Dominicana y Haití en un colectivo en Long Island City (Queens) donde tuesta el café todos los lunes y cuando es necesario desde hace unos meses.

En Don Carvajal, que nombró así en homenaje a su abuelo materno, hay muchas horas de trabajo para llegar, de momento, a 22 supermercados, una cafetería en Brooklyn y tres restaurantes.

Es el arranque de un proyecto que estaba destinado a obtener un grado a fin de curso.

¿Por qué?

Por curiosidad. Héctor conoció en la oficina de su hermano a un hombre al que no le había ido bien el negocio de la importación de un café y se quedó con la intriga de saber más.

Cuando volvió a las clases tras las fiestas de fin de 2019 asignaron a la clase un proyecto de mercadeo alrededor de una marca. En vez de interesarse por una ya establecida, Castillo decidió dar respuesta a su curiosidad.

Fuente Externa/Don Carvajal

“Investigué mucho. Hablaba con empresas, buscaba a gente en LinkedIn que bregara con el café, mandaba mensajes a la gente del sector diciendo que tenía este proyecto de estudios y que quería saber cómo hacían. Algunos me hacían caso, otros no. Si me daban una llamada de 30 minutos yo hacía preguntas”, explica Castillo. Él estaba al frente del equipo de clase con cuatro estudiantes que tenía que hacer un plan e negocio, mercadeo, obtener proyecciones financieras.

“Mis compañeros estaban de acuerdo con el proyecto para el que tenía la ida de producto, marca, logo…mi meta era hacer una marca de café”, dice con entusiasmo de un trabajo que les ocupó de enero a mayo de 2019. La historia completa dando clic aquí


Dejar un comentario