Video: inmigrantes se refugian en iglesia de Filadelfia para evitar su deportación


FILADELFIA.- Dos familias de inmigrantes se refugiaron desde el pasado martes se unieron el pasado martes en la Primera Iglesia Metodista Unida (First United Methodist Church) de Germantown, en un desesperado intento por bloquear la deportación a sus países de origen.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE. UU. (ICE) tiene la política de evitar arrestos en “lugares sensibles”, que incluyen lugares de culto.

Los inmigrantes que optan por permanecer en las iglesias ingresan a lo que esencialmente es el auto encarcelamiento para protegerse a través de esta política.

Suyapa Reyes, de 37 años, huyó de Honduras hace cinco años y solicitó asilo en los Estados Unidos. Perdió su caso, y luego el ICE estuvo controlando a su familia a través de chequeos bisemanales durante varios meses antes de decirle que tendría que irse.

“[El agente de ICE] me dijo que tenía que dejar a mis hijos que nacieron aquí” cuando abandonó el país, dijo Reyes. La idea de ponerlos en hogares de guarda era inimaginable. “No hay nadie con quien puedan quedarse aquí”. Soy su madre y padre “, dijo.

El portavoz de ICE, Emilio Dabul, dijo que la agencia “no puede comentar sobre el [caso] Reyes debido a asuntos legales pendientes”.

En cambio, ella y cuatro de sus hijos, Jennifer, 13, Yeimi, 7, Jeison, 2 y Junior, 10 meses, empacaron sus pertenencias en una camioneta y se mudaron a una clase de escuela dominical en la Primera Iglesia Metodista Unida de Germantown, que va por el acrónimo FUMCOG, con la ayuda del Movimiento New Sanctuary, una organización de derechos de los inmigrantes de Filadelfia.

“Me siento feliz aquí. Me siento protegido aquí. Siento que nadie va a separarme de mis hijos “, dijo Reyes.

Renunciar a todo

La perspectiva de la separación familiar también se cernía sobre los Thompson.

Clive y Oneita Thompson llegaron a Estados Unidos en 2004 desde Jamaica, después de que miembros de una pandilla asesinaran al hermano de Oneita y quemaran la granja de su familia. Ese mismo año, solicitaron asilo, un proceso que puede tomar años.

Mientras tanto, echaron raíces en Cedarville, Nueva Jersey, trabajando como operario de máquinas en Cumberland Dairy y asistente de enfermería en una comunidad de jubilados en Woodstown.

También criaron a cinco niños que tienen motivos legales para permanecer en los EE UU: dos son ciudadanos de Estados Unidos, uno es residente permanente y dos son beneficiarios de Acción diferida o arribos infantiles o del programa DACA.

Sin embargo, en 2009 la pareja perdió su caso de asilo y perdieron una apelación posterior un par de años después.

Las autoridades federales de inmigración permitieron a Clive y Oneita quedarse y trabajar legalmente, bajo lo que se llama una orden de supervisión, hasta hace aproximadamente un mes, cuando se enteraron de que necesitaban comprar boletos de ida a Jamaica.

Clive dijo que compraron los boletos, pero no pudieron usarlos.

“Para que regresemos, sería muy peligroso”, dijo. “¿A dónde iríamos, después de renunciar a todo lo que tenemos aquí? Creo que eso es una injusticia “.

Son dueños de una casa, autos y han estado pagando impuestos y trabajando con autorización. Si Clive y Oneita se van sin sus hijos, se les podría prohibir regresar por diez años. La pareja, junto con sus dos hijos más pequeños, Christine, 15, y Timothy, 12, ambos ciudadanos estadounidenses, ahora ocupan un antiguo vestidor para el grupo teatral de la iglesia. [Medios locales]

banner web palaeli studio photography

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Noticias Relacionadas

Back to top button