Obispo de Allentown condena la separación de familias inmigrantes que implementa el Gobierno de Trump

El obispo de la Diócesis de Allentown, en Pensilvania, condenó esta semana la política de la administración del presidente Donald Trump que ha resultado en niños separados de sus padres que cruzan ilegalmente la frontera.

El obispo Alfred Schlert es quizás el líder espiritual más prominente de la región en hablar públicamente del tema, que ha estado bajo un intenso escrutinio a raíz de los informes sobre las separaciones forzadas.

Los demócratas y algunos republicanos están pidiendo que se ponga fin a la práctica en la frontera entre México y Estados Unidos. Miles de niños separados de sus familias en la frontera sur del país se encuentran recluidos en instalaciones gubernamentales.

“Los obispos católicos de la nación han condenado el uso de la separación de familias como una manera de disuadir la inmigración ilegal”, dice Schlert en un comunicado.

“Obispos de todo el país han llamado a esta práctica inmoral, cruel, injusta, ineficaz y contraria a la decencia humana. La separación forzada de los niños de sus familias es una violación directa de las creencias y valores católicos”.

El obispo, que supervisa una diócesis que administra a unos 265,000 católicos en una región de cinco condados que incluye a todo Lehigh Valley, también pidió una acción eficaz sobre otros asuntos de inmigración, incluida la búsqueda de un camino hacia la ciudadanía para los estudiantes de ascendencia extranjera llamados “dreamers”. [Lehighvalleylive]

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker