Multas de US$1,000 y cárcel por música escandalosa en la Pagoda de Reading

Fuente Externa

READING, Pensilvania.- Las continuas quejas del vecindario por la música a altos volúmenes y la celebración de “fiestas clandestinas” en la Pagoda de Reading han sido escuchadas y parece que recibirán una enérgica respuesta por parte de las autoridades.

Ante las denuncias de alteración del orden público y acumulación de basura en esta atracción turística e icónico monumento de la ciudad, sobre todo los fines de semana, la administración del alcalde Eddie Morán anunció una serie de medidas que incluyen la imposición de multas e incluso prisión para quienes incurran en violaciones a la ley.

Las multas van desde los 25 hasta 1,000 dólares, y en caso de incumplimiento en el pago de las mismas, los afectados podrían ser encarcelados por un tiempo máximo de 30 días.

Las disposiciones se basan en ordenanzas municipales que penalizan la irrupción de ruidos o sonidos que alteren la paz de los residentes de la ciudad, explicó Christian Crespo, director de Comunicaciones de la Alcaldía, al noticiario 69 News.

Te recomendamos: EEUU aprueba consulado dominicano en Pensilvania 

“Algunas personas están utilizando estos espacios para disfrutar de una manera quizás excesiva, y aquí el mensaje es ‘somos todos vecinos de otros, queremos disfrutar de los mismo que está disponible para todos, tanto para residentes como para visitantes’, pero debemos de hacerlo de una manera condescendiente y por supuesto respetuosa”.

Además se contempla restringir el acceso al lugar en horas de la noche, al tiempo que se ha reforzado la vigilancia y la presencia de agentes del orden público.

MANO DURA

“La Administración ya no está interesada en educar al público adoptando un enfoque suave”, apuntó el director gerente (Managing director) de Reading, Abraham Amorós, durante una sesión del Concejo de la Ciudad donde se abordó el problema, celebrada recientemente.

“Queremos ser más agresivos en términos de multas, en términos de hacerle saber a la gente que realmente hablamos en serio”, subrayó el funcionario.

Asimismo, el jefe de la Policía, Richard Tornieri, ha advertido que las autoridades están cansadas de llamar la atención de las personas que incumplen las ordenanzas de la ciudad.

“Estamos cansados de lidiar con eso. Estamos cansados de escuchar acerca de esto y estamos cansados de individuos que vienen a nuestra ciudad o que viven en nuestra ciudad y no pueden comportarse como buenos vecinos (…) las advertencias educativas terminaron, vamos a bajar con mano dura en esto y lo haremos hasta que se detenga”, dijo el jefe policial.

A comienzos del presente año, el Concejo Municipal (City Council) contrató por un período de dos años los servicios de una empresa privada de seguridad -Security Guards Inc.-, para patrullar el área de La Pagoda y todo el circuito de parques propiedad de la ciudad.

Sin embargo, según reportes de la prensa local, los agentes de esta compañía carecen de facultades para hace cumplir las leyes, por lo que su presencia no ha resultado insuficiente a los fines de controlar a las multitudes que se aglomeran en la histórica edificación de Reading.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Noticias Relacionadas

Back to top button
Close