Puerto Rico: una fábrica de Guantes de Oro

Los receptores boricuas han hecho historia en las Mayores por su gran defensa


Expertos del béisbol coinciden que los receptores boricuas, con 28 premios en las últimas 30 temporadas, poseen ciertos atributos que no son vistos en peloteros de otros países.

Hace 30 años, el inolvidable Benito Santiago estableció un nuevo estilo detrás del plato que le mereció convertirse en el primer receptor boricua en recibir el máximo galardón a la excelencia defensiva, el Guante de Oro.

En el 1988, Santiago, quien patentizó el tiro en cuclillas a las bases, ganó el premio con los Padres de San Diego para dar paso a una cosecha abundante de estos galardones entre otros receptores puertorriqueños. 

El dato es relevante: de los últimos 60 premios otorgados a receptores en las Grandes Ligas (30 en la Liga Nacional y 30 en la Americana), 28 de ellos han ido a parar a manos de un puertorriqueño, siendo el último tan reciente como el año pasado con el naguabeño Martín “Machete” Maldonado, de los Angelinos de Los Ángeles.

Con seis receptores premiados, Puerto Rico es el segundo país con mayor cantidad de galardonados en la historia de las Mayores. Iván Rodríguez, Yadier Molina, Sandy Alomar, hijo, y Bengie Molina completan el grupo. Y en el caso de Rodríguez, es considerado el mejor receptor de todos los tiempos con 13 Guantes de Oro y 14 apariciones al Juego de Estrellas.

En Latinoamérica, solo otros dos cátchers han ganado este premio: el dominicano Tony Peña y el venezolano Salvador Pérez.

Es una muestra de que los receptores boricuas han sido sinónimo de excelencia en el mejor béisbol del mundo. Y tres décadas después del logro de Santiago, Puerto Rico continúa siendo el referente a la hora de desarrollar receptores.

En el 2017, por ejemplo, 26 de las 30 organizaciones del béisbol organizado contaron con, al menos, un cátcher puertorriqueño en sus filas. Un total de 55 boricuas estuvieron activos detrás del plato en la pasada temporada, desde la Liga de Novatos hasta las Mayores.

Y de los 39 boricuas que jugaron en las Grandes Ligas, 11 de ellos fueron receptores, incluyendo a Maldonado que ganó su primer premio y a Roberto “Bebo” Pérez, quien fungió como titular con Cleveland en la postemporada.

Esta cantidad duplicó la presencia de receptores dominicanos (5) en las Mayores en el 2017, cuando el vecino país contó con 152 jugadores en total en la liga grande.

Solo Estados Unidos y Venezuela presentaron más receptores. Venezuela contó con 17 de un total de 117 jugadores en el circo grande.

Y en las Menores, el receptor coameño Víctor Caratini fue seleccionado el Jugador del Año en la organización de los Cachorros de Chicago en el 2017 y figura entre los mejores 10 prospectos de su posición.

En los actuales campos primaverales, 12 receptores puertorriqueños aparecieron en los rósters desde el primer día con la posibilidad de que Christian Vázquez sea el titular de los Medias Rojas de Boston, y con la presencia de figuras  jóvenes como Caratini, Tomás Nido (Mets), Michael Pérez (Arizona), Brian Navarreto (Minnesota), y Jan Vázquez (Colorado).

Así que la fábrica sigue desarrollando talento nativo detrás del plato. Entre  Iván Rodríguez y Molina acumulan 21 de los 28 Guantes de Oro. Molina le sigue a Iván con ocho. [ElNuevoDía]

banner web palaeli studio photography

Noticias Relacionadas

Back to top button