Cerveza y productos para el cuerpo: lo que más consumen los hispanos en EEUU


El hispano lidera las compras en el consumo de bienes de alta rotación. De hecho, es el consumidor número uno en bebidas, productos para bebé, productos de belleza y cuidado personal.

En la industria de las bebidas, la cerveza continúa siendo la favorita entre los hispanos con una preferencia del 44%, en comparación con el vino y otras bebidas alcohólicas.

Sin embargo, el liderazgo de este mercado ha sido clave para que marcas de otro tipo de bebidas realicen estrategias diferenciadas para ex pandir su penetración hacia este segmento e incluso, incursionar en el no hispano.

Si bien no pertenece a un gran corporativo multinacional, la popular marca de refresco Jarritos–propiedad de Embotelladora Mexicana– tiene una presencia que está cobrando relevancia en Estados Unidos.

Hoy se vende en casi la mitad de las tiendas que reportan ventas anuales de más de dos millones de dólares. Pensando en un público joven, Jarritos ha desarrollado nuevas estrategias publicitarias en su sitio web y en otras plataformas digitales, como Pandora, un servicio de radio en línea.

Coca-Cola no quiere quedarse atrás. Con la reciente adquisición de la marca mexicana de agua mineral Topo Chico (por US$220 millones), el gigante de las bebidas espera incorporar a su línea premium una alternativa de bebida saludable. Topo Chico es particularmente trendy en el estado de Texas entre los hispennials no-hispennials.

Es un error pensar que al ser hispanos, el consumo de un migrante mexicano en Texas es igual que el de un dominicano en Nueva York, o entre hispanos de primera, segunda o tercera generación.

El hecho que los hispanos se comporten de manera distinta al realizar una compra –pues depende de su segmento socioeconómico, lugar de origen, edad y nivel de aculturación– es un fenómeno que las empresas deberán tomar en cuenta.

Esto al mismo tiempo que va aumentando el poder adquisitivo hispano. Para las compañías es fundamental entender no solamente en qué gasta este segmento, sino cómo lo hace.

Comparado con el consumidor promedio, un hispano se tarda más en decidir sobre una compra y realiza menos compras al año; no obstante, su ticket de compra es mayor cuando lo hace.

Además, es menos probable que adquiera productos a precios promocionales, sobre todo las hispennials, quienes gastan más en comida, ropa, farmacia y actividades sociales.

Por otro lado, gracias a los hispennials, el mercado hispano lidera en la adopción de nuevos dispositivos y consumo de servicios destreaming. La mayoría de los jóvenes desde su smartphone maneja compras múltiples, administran cuentas bancarias y se conectan a redes sociales.

De esta manera, han generado un índice de propiedad de teléfonos móviles entre hispanos superior al de la población total: de acuerdo con la firma Nielsen, el 93% de los hogares hispanos posee un smartphone.También pasan en promedio 25% más tiempo en sus teléfonos que la población no hispana. [Fortune]

banner web palaeli studio photography

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Noticias Relacionadas

Back to top button